viernes, 4 de noviembre de 2016

¿Los videojuegos inducen problemas conductuales en escolares?

 

 

Jugar videojuegos podría mejorar las habilidades motoras, el tiempo de reacción e incluso el rendimiento académico de un niño, pero una nueva investigación muestra que jugarlos en exceso puede vincularse con problemas sociales y conductuales.

En un estudio se pidió a padres que detallaran los hábitos de videojuego de 2.442 niños de ambos sexos de 7-11 años. Más de un 80% de ellos jugaban al menos una hora por semana, y los demás eran ‘no jugadores’. En todas las edades, se jugaba una media de cuatro horas a la semana, más los chicos que las chicas.
Las pruebas revelaron que los jugadores tenían unos tiempos de reacción más rápidos que los no jugadores, e imágenes de resonancia magnética de 260 niños asociaron el hecho de jugar videojuegos con alteraciones en la sustancia blanca de los ganglios basales del cerebro y con una mejor comunicación entre los tipos de circuitos cerebrales que resultan esenciales en el aprendizaje.
Aunque los jugadores tenían unas puntuaciones significativamente más altas en la escuela, no superaban a los no jugadores con respecto a la memoria de trabajo o las habilidades de atención. Sin embargo, mientras más tiempo pasaban los niños jugando, menos tiempo pasaban durmiendo, y mientras más horas jugaban, más probable era que sufrieran problemas conductuales, sobre todo aquellos que jugaban más de nueve horas a la semana. Los problemas incluían conflictos con otros niños, conductas problemáticas o habilidades sociales más pobres.
El estudio no permite establecer directamente si los efectos observados son una causa o una consecuencia de jugar videojuegos, ya que los niños con problemas conductuales o habilidades sociales disminuidas pueden mostrar una tendencia a aislarse y pasar más tiempo con videojuegos.
[Ann Neurol 2016]
Pujol J, Fenoll R, Forns J, Harrison BJ, Martínez-Vilavella G, Macià D, et al.

No hay comentarios:

Publicar un comentario