lunes, 3 de septiembre de 2018

Innovadora terapia biológica para la calvicie






Perder el cabello es un auténtico drama personal para hombres y mujeres, más aún si son jóvenes o incluso por debajo de los veinte años, que ahora parece tener una luz al final del túnel.
Desde tiempos antiguos, la cabellera fue descrita como símbolo de fuerza y virilidad, seducción y belleza. Pero sin incomodar a Sansón y Berenice, Perséfone y Medusa, la realidad es que la caída del cabello se vive como una pérdida de imagen e identidad individual.
Los investigadores del Instituto Dermopático de la Inmaculada (IDI) de Roma también tuvieron en cuenta el fuerte impacto psicológico al aplicar una innovadora terapia biológica y celular basada en la infiltración de derivados de la sangre, que obtuvo gran éxito: el nuevo crecimiento del cabello en el 80 por ciento de los pacientes tratados por alopecía androgenética.
El estudio donde se describe el tratamiento fue publicado por la revista estadounidense Dermatologic Surgery. Pone en evidencia la importancia de las plaquetas y de algunas proteínas presentes en la sangre concentradas con el uso de un hemoconcentrador proyectado y producido por una compañía italiana.
El hemoderivado, el L-PRF, es por lo tanto plasma rico en plaquetas, glóbulos blancos y fibrina.
La investigación es la más importante realizada hasta ahora por el número de pacientes. Se estudió a 168 personas (102 hombres y 66 mujeres) que perdían el cabello por alopecía androgenética y fueron seguidas por tres años.
La edad promedio para los hombres era de 28 años, y para las mujeres 36. Otro grupo de control con pacientes no sometidos a terapia fue seguido durante el mismo período por los investigadores, que verificaron en cambio un empeoramiento.
'Un posible campo de aplicación de esta técnica concierne a los pacientes que perdieron el pelo por la quimioterapia', explicó Giovanni Schiavone, primer autor del estudio y responsable de la Unidad de Medicina Regenerativa del IDI de Roma.
Participaron en la investigación también Damiano Abeni, responsable de la Unidad de Epidemiología del IDI, Francesco Ricci, de la Unidad Operativa del Melalona IDI, y el investigador y dermatólogo Andrea Paradisi.
El mecanismo prevé una toma de sangre al paciente. El plasma rico en plaquetas, glóbulos blancos y fibrina se separan del resto a través del uso del hemoconcentrador.
Luego el plasma es inyectado en la zona de la cabeza donde se produjo la caída del pelo. La terapia puede ser usada varias veces y no tiene efectos colaterales salvo cierta sensación de hinchazón o quemazón entre las 48 y las 72 horas posteriores sucesivas, y se resuelve espontáneamente.
La técnica forma parte de la medicina regenerativa, que ya desde hace años se usa para contrastar algunas enfermedades, como la artrosis de rodilla. Las mejoras, se lee en el estudio, se mostraron también en pacientes afectados por formas severas de alopecía.
En Italia el tratamiento solo está disponible en la Unidad de Medicina Regenerativa del IDI de Roma, tras una visita al dermatólogo, con un costo de 1500 euros. septiembre 2/2018 (PL)